viernes, 26 de septiembre de 2014

Kingdom come – Kingdom come (1988)


Amigos, la reciente adquisición en ROCKODIUM de esta reedición en vinilo morado con manchas negras a cargo de Music on vinyl me ofrece la oportunidad de hablaros de la opera prima de los norteamericanos Kingdom Come, quizás uno de los grupos más controvertidos de la historia del hard rock de los 80. El grupo se formó en 1987 –el año del Appetite- cuando Stone Fury se disolvieron y su vocalista, el alemán Lenny Wolf reclutó a los guitarristas Danny Stag y Rick Steir, al batería James Kottak y al bajista y teclista Johnny B. Frank. En 1988 graban su primer elepé y durante las mezclas del mismo, el mítico John Kalodner tiene la genial idea de llevarse una cinta del tema Get it on y repartir copias por diversas emisoras de radio. Como resultado, la canción es la más solicitada durante semanas y convierte en disco de oro al álbum el mismo día en el que se sale a la venta. Sin embargo... no todo sería un camino de rosas. 

Por aquel entonces sólo escuché de ellos ese primer single y me pareció una canción de Led Zeppelin remasterizado y con producción de los 80. Y no sólo me ocurrió a mi. Cuando Get it on corría de emisora en emisora antes de que Kingdom Come tuviesen en las tiendas el disco, muchos oyentes creyeron asistir a la reunión de Page, Plant y Jones. El debate sobre lo que eran influencias o una copia descarada fue tan desproporcionado que incluso algunos músicos se posicionaron sobre el tema, caso de Gary Moore, que –con Ozzy Osbourne a las voces- compuso el devastador Led clones para su After the war. Y ojo, que en él cargaba no sólo contra Kingdom Come y su Get it on sino contra algunos míticos vocalistas que habían regresado al olimpo del hard rock por la puerta grande. La letra no deja dudas sobre ello. 

Got to get it on, 
from the still of the night. 
But you're gettin' it wrong, 
you know it ain't right. 

From the Still of the night, vaya, vaya... en fin amigos, aún recuerdo cuando en plena tormenta de críticas, Lenny Wolf salió en una foto del Hit Parader con la banda señalándole y un letrero que decía Nobody’s fault but mine, algo así como “Es culpa mía y de nadie más”. Lo que ocurre es que esa frase es el título de una canción de Led Zeppelin. Con un par de huevos. Así que con la intransigencia que va pareja a la juventud, me pasé al bando de los puristas, de aquellos que –de tener al grupo delante- hubiesen lapidado a esos proscritos del hard rock que no merecían la vida. Y cuando dejaron de salir en las revistas, me olvidé de ellos. 


Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías y el acceso casi ilimitado a través de estas a música que falta en mi colección le di una nueva oportunidad a estos tipos. Y vi que no eran nada malos y que obviando las claras e innegables influencias de las que bebían, podía odiarlos e ignorarlos pero también podía disfrutar de su música. Durante un tiempo estuve buscándolos en ferias de discos, pero ha sido gracias a @vinilorockodium que he acabado haciéndome con este álbum. No se trata del original, algo que siempre me echa atrás a la hora de decidirme por adquirir un vinilo. La verdad es que acostumbro a preferir uno de segunda mano en buen estado que una reedición. Sin embargo, siendo en color y en edición limitada me dije, ¡qué coño, a la saca! Y aquí está el vinilo y aquí estoy yo, disfrutando de él. 

Grabado –no sé si decir perpetrado- para Polydor en los Little Mountain studios y con portada de Hugh Syme, el track list que contiene Kingdom Come –el disco- es: 

A 
Living out of touch 
Pushin’ hard 
What love can be 
17 
The shuffle 

B 
Get it on 
Now forever after 
Hideaway 
Loving you 
Shout it out 


Living out of touch es muy bueno y Pushin’ hard es estupendo, aunque la voz de Wolf evoca irremediablemente a Plant. A partir de ahí, el álbum es una mezcla de canciones en las que las influencias de la banda de Page van de obvias a algo más disimuladas. Con el baladón What love can be, por ejemplo –un tema coescrito con Bruce Gowdy en Stone Fury- , Wolf sigue empeñado en copiar descaradamente a Plant. Y aquí me gustaría hacer un inciso para restarle al tipo un poco de culpa y dar su parte de responsabilidad a Bob Rock, años antes de creerse más miembro de Metallica que Ulrich, el productor que tiró por la senda del zeppelinismo sin parar los pies a Lenny, el mismo que llegó a encararse con todo un James Hetfield para ayudarle a variar su estilo y que aquí se convirtió en cómplice de uno de los plagios estilísticos más sonados de la historia del hard rock ochentero. En 17 seguimos encontrándonos con riffs Page style pasados por la máquina del tiempo y con melodías vocales más zeppelinianas que las de los discos en solitario del vocalista de Staffordshire. 
En fin, para qué extenderme con cada tema si todos siguen un patrón similar. Si acaso, destacar que las que más me gustan de las restantes son Hideaway y Shout it out, quizás esta última la menos zeppeliniana de todo el álbum. 

Como no podía ser de otra manera, aquí tenéis la prueba del delito. Espero que os guste. 


¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

DESIRE – Desire (1989 - Justine Records)






DESIRE fueron otro de los numerosos intentos por parte de bandas hispanas de hacer el hard rock melódico que tanto éxito tenía por aquel entonces de la mano de grandes bandas anglosajonas como Bon Jovi o Def Leppard y aquí, en menor medida,  por parte de Sangre Azul.

El primer contacto que tuve con los de Tarragona, que también constituye su primer registro sonoro, fue en 1988 cuando por medio de la Metal Hammer y del sello catalán Justine Record se edita un vinilo recopilatorio con temas de nuevas bandas del metal nacional como Bruque, Últimos de Cuba, Fuck Off, ADN, Nexis, Excess y ZeusDesiré abren la cara B con dos temas: “King of the Universo” y “Princess of the dark”.




Anteriormente, tres de sus miembros, J.A. Tomas (bajo), Javi Gómez (guitarra) y J. Gómez (batería), junto con  J. Martos (voz) y C. Ruiz (guitarra) habían formado un grupo heavy bajo el nombre  de Viuda Negra, logrando editar en 1985 un single con dos temas muy cañero: “Colgar los hábitos” y “El poder del dinero”, que seguro recordarás si te has topado con él por la impactante portada en la que un gladiador heavy armado de su guitarra se las tiene con un pedazo araña.

La araña les debió dar caza y hacerles un siete, ya que al poco cambian de nombre, de imagen, de sonido desprendiéndose de la guitarra de Ruiz incorporando los teclado de Jaume Moscusi, y de voz cambiando a Martos por Nick Llorach.

En 1989 y de la mano de Justine, entran en los Ibiza Sound Studios, para grabar su primer y único LP de la mano del omnipresente Denis Herman. Siete temas nuevos más los dos que ya se conocía del compilatorio todos ellos cantados en inglés. Un trabajo que nació con polémica al utilizar la compañía, a parte del lema “Tu deseo es música. Tu música es … Desire”, el falso reclamo publicitario de ser “Nº 1 in Belgium & Holland”. En el material gráfico se hizo a través de un llamativo globo naranja que llegó a aparecer en carteles y anuncios promocionales, y, parece ser -yo no he visto ninguno-, que en la primeras portadas, que fueron sustituidas por otras con el mensaje de “Grupo revelación”, como es el caso del que yo tengo, y que no digo que no sea verdad.






En lo estrictamente musical, temas guitarreros, muy elaborados y pegadizos, que se merecen una oportunidad a pesar de su sonido en el vinilo. El caso que este rock hecho por bandas nacionales y cantado en inglés, ni su imagen, nunca llegó a cuajar entre los fans y tras unos meses de gira la banda se disolvió. No obstante, ahí queda un puñado de temas que merecen la pena y que sobre todo me traen muy buenos recuerdos como el medio tiempo “I wanna be a child”, que fue el single promocional de lanzamiento, o el pegadizo “We want to feel” que abre el álbum.

Buen fin de semana amig@s.

Cara A:
1. We want to feel

Cara B:
7. I wanna be a child








jueves, 25 de septiembre de 2014

Van Morrison - "Wavelength" (1978)

omo muchos sin duda sabéis, acabo de llegar de un viaje a Berlín que me ha resultado beneficioso para ojos, mente y cuerpo, estupenda ciudad bajo varios puntos de vista y con un importante poso cultural y vanguardístico, el mercado de segunda mano no podía quedarse atrás, y además de otras beneficiosas dádivas espirituales y personales que me traigo envueltas en apabullantes dosis de tristeza me traigo también unos cuantos vinilos adquiridos a muy buen precio...si los que tenemos vicio...


De todos me ha hecho especial ilusión este que traigo hoy a la comunidad para proceder a su comentario: "Wavelength" del León de Belfast Van Morrison.
Considerado una obra menor en la discografía del autor, esto siempre me ha parecido cuando menos injusto, pues el haber sido un disco de éxito gracias a la repercusión obtenida por el single de título homónimo y el álbum mas vendido de toda su carrera no ha dado precisamente al Lp esa dosis de esencia cool que si tienen otros trabajos del irlandés.
Caracterizado por el uso de sintetizadores, aunque estos suenan de gloria, nada que ver con el prototipo de sonido sintetizado que todos tenemos por culpa del abuso al que estos artilugios se vieron sometidos unos años después, la presencia de Peter Bardens (Them) como teclista fue definitiva para conseguir el sonido pretendido por Morrison, consistente en clonar aquel que el escuchaba en las emisoras de radio de su juventud.


En el resto del elenco de músicos se encontraban mas amigos del artista como el teclista de The Band: Garth Hudson o el guitarrista de Streetwalkers: Bobby Tench. Huía así de la experiencia de grabar con desconocidos temerosos de su famoso mal genio.
Para paliar esta fama, la portada la firma el fotógrafo Norman Seeff, quien pretende mostrar a un Van Morrison en pose mas desenfadada recordando a James Dean, con un rostro menos severo de lo habitual, pantalones blancos y sujetando un cigarrillo cerca de la boca pretendiendo un efecto de mayor cercanía.
Musicalmente el disco suena americano, tal vez el mas americano de su carrera, esto acarreo críticas a las que el respondió que era el resultado de sus experiencias de los últimos tiempos.
Nueve temas forman el disco, nueve canciones que en opinión de quien suscribe esta reseña no tienen nada que envidiar a ninguna aparecida en cualquier otro disco de la década en cuestión, si bien es cierto que el conjunto no alcanza la grandeza de masterpieces como las grabadas por Van y que inauguran los setenta.


El primer single fue "Wavelength", abre la cara B del vinilo y sorprende el fondo del tema a base de sintetizadores creando efectos sonoros poco habituales hasta la fecha y que dan una modernidad muy americana al corte y que fueron claves para convertir al sencillo en un éxito, aun así este es el tema que al menos a mi, menos me gusta, rarito que es uno.
Una cara A sin desperdicio desde la inicial y estupenda "Kingdom Hall", un soul de excepcional penetración melódica que te pone en marcha ipso-facto pasando por la mas ácida instrumentación de la americana "Checkin'It Out" cantada magistrálmente y que da paso a la maravillosa y nerviosa calidez de "Natalia".
Acordes reggae y teclados lisérgicos para la magnífica "Venice U.S.A.", otro tema muy americano y no solo por el título.
Se cierra esta cara con "Lifetimes", tema de amor mas oscuro y de envolventes coros y metalícidad en los vientos.
"Santa Fe/Beautiful Obsession", medley que da continuidad a la cara B tras el exitoso "Wavelength" ya comentado, la primera parte compuesta por Jackie DeShannon y la segunda por Van de Man y da paso a la conocida, gracias a su aparición en la casposa película ochentera de éxito mundial "Oficial y Caballero", "Hungry For Your Love" y en la que Morrison toca el piano eléctrico, se ha convertido en el tema mas famoso del álbum junto a "Wavelength" y se trata de un bonito tema.
Y culmina el disco con la joya, el diamante del disco, la sublime "Take It Where You Find It"Scott Floman comento que era: "una carta de amor a América que mejoraba según avanzaba, añadía que estaba entre las mejores de todos los tiempos de Van y que cuando la escuchaba le daban ganas de abrazar a alguien y balancearse mientras la cantaba", opinión que suscribo en todos sus aspectos viéndome incapaz de añadir algo mas a lo apuntado por Floman.
Joyita para mi colección y álbum que aprovecho para reivindicar como obra menor de artista mayor y dejo así claro mi amor por disco y artista, siendo este vinilo además sonoro y precioso recuerdo de mis inolvidables vacaciones en Berlin.
Hasta la próxima.








Judas Priest "The Best of" (1978)





























Este es uno de los vinilos de los cuales estoy orgulloso de haber conseguido, allá por el año de 1995 con ahorro propio iba por uno de Iron Maiden a la tienda de discos más cercana (85 kilómetros) pero cuando arribé ya no había ese vinilo de la "Doncella" y en cambio si había este. No dudé en adquirirlo porque ya había leído infinidad de reseñas en revistas especializadas en Rock y Metal que llegaban de España como la Heavy Rock, Kerrang y Metal Hammer. En fin que sin pensarlo pagué el precio de este álbum semiusado pero en perfectas condiciones, una edición de la Gull Records del Reino Unido de lujo, aunque cabe mencionar que a un costado de la parte posterior de disco dice "Made In Italy". Un compilado de 8 piezas legendarias de auténtico Heavy Metal de los años 70´s estaba ante mis manos y era mi deber cuidarlo como se debe cuidar algo preciado además de ser el primer trabajo de la banda inglesa que adquiría para mi colección personal. También me enteré mediante dichas revistas que era un recopilatorio no autorizado por la banda y que se publicó sin su consentimiento, años más tarde la banda comentó en su página web que esto no era más que para sacar provecho del nombre de la banda bajo responsabilidad del sello independiente Gull Records. 



Este disco es el primer recopilatorio de la banda realizado en 1978 luego de los exitosos discos de estudio "Rocka Rolla"(1974), "Sad Wings Of Destiny"(1976) y del álbum "Sin After Sin"(1977) no incluyeron ninguna pieza para este álbum; sabía que estaba de verdadera colección por las reseñas hechas en las revistas españolas antes mencionadas. Así que esta adquisición es de las más preciadas y más cuidadas por un servidor, aunque queda en el remordimiento que no sea considerado como oficial por parte de la legendaria banda, en una reedición de este mismo álbum en el 2001 bajo el nombre de "The Best of Judas Priest: Insight Series" se incluyeron varias piezas más incluida una entrevista al ex-baterista John Hinch; la banda reaccionó molesta al calificar las declaraciones de Hinch como falsas y de ser basura, así como recordar que fue despedido de Judas Priest por no ser idóneo para el sonido de la agrupación. 

Pero vayamos a la música no cabe duda que el formato análogo es de lo más preciado por los melómanos debido al sonido puro con el que suena valga la redundancia cada una de las piezas de este trabajo. Se puede apreciar la creatividad y evolución de la banda en cada pieza que recorría sus tres primeros discos. Para mí es de los mejores recopilatorios que se tengan realizado por una banda de Heavy Metal y muchos(as) estarán de acuerdo con ello, aunque también esta el dilema de apoyar este tipo de recopilatorios que en lugar de enorgullecer a la banda son de las que más enojan por todo lo anteriormente mencionado.



Las primeras 3 piezas del disco son del álbum "Rocka Rolla" y las piezas del número 5 a la 8 son "Sad Wings Of Destiny", la pieza 4 "Diamonds & Rust" un cover de Joan Báez es una pieza adicional que salió durante las reediciones del "Rocka Rolla" pero que fue grabada durante 1975.  Todas las piezas son de un absoluto disfrute por su calidad compositiva en las guitarras, los ritmos y compases de la batería así como la grandiosa voz juvenil y potente de Rob Halford(quién ya había comenzado a forjar su propia leyenda). Esta grabación independientemente de la polémica sirvió a muchos y muchas fans incipientes de la banda para entrar al "universo de musical" de Judas Priest, se los digo porque así pasó con algunos conocidos míos que gracias a este disco se animaron a conocer el resto de la discografía de los ingleses. 

El lado uno del disco editado por la Gull Records en el compilatorio original se encontraban primeramente las piezas "Rocka Rolla", "Never Satisfied", "Dying To Meet You" y la emblemática balada de Joan Báez "Diamonds & Rust", con estas 4 piezas tu debes sentirte agradecido por escuchar tremendas composiciones del inicio del Heavy Metal, en lo personal que puedes entender que para una banda de esos tiempos lo que importaba era la libertad para componer y expresarse a la vez que ser creativo para permanecer en el gusto de la gente.


El lado dos del disco compilatorio iniciaba con un himno de la banda y del Heavy Metal de todos los tiempos, la emblemática "Victim Of Changes" que aún hoy forma parte de los set list de la banda en directo. Le siguen "Island Of Domination", "Deceiver" y "The Ripper" para cerrar con broche de oro este trabajo que por su calidad es de los discos que nunca te aburrirán, de principio a fin se disfruta y si eres de los que por primera vez los escuchas, serás de los que también apreciarás este disco tarde o temprano. 



Aquí tienes 3 piezas que vienen en este disco compilatorio. Esperó que adquieras los discos "Rocka Rolla" y "Sad Wings Of Destiny" para que escuches estas canciones y en tu decisión estará si adquieres este trabajo o no.


                                                      Judas Priest "Rocka Rolla"


                                          Judas Priest "Diamond & Rust" en vivo 1978


                                             Judas Priest "Victims Of Changes"

Se ha editado dos veces más, una en 1987 que incluyó dos pistas más y en 2001 donde se incluyeron 7 canciones más y una entrevista grabada a John Hinch(como ya hemos mencionado). No sabemos cuanto ha ayudado a la banda este disco compilatorio desde su publicación en 1978 o bien cuanto lo ha perjudicado, la situación es que muchos andan en busca de este álbum y muy pocos somos los privilegiados quienes lo hemos conseguido si bien no como parte de la discografía oficial si como una de las rarezas del material de una banda. Espero que esta reseña te haya gustado nos leemos la próxima semana amigos del blog.



Aquí la foto de la parte posterior de la esquina derecha del álbum donde viene la leyenda "Made In Italy", vaya que esto si que es una auténtica rareza la que esta en mis manos.












ANTON



viernes, 19 de septiembre de 2014

Toxik "World Circus" (1987)



Saludos a todos los amigos y amigas del Blog, como verán aquí una pieza de la artillería Thrash Metal de los años 80´s. Cuando las grandes bandas de esa época ya se habían posicionado hablando de Metallica, Megadeth, Slayer y Anthax. Esta banda llamada Toxik pertenece a la segunda oleada de bandas que junto a Testament, Vio-Lence y otras más, también originaría de la Bahía de San Francisco, que más tarde llevaría catalogado como identificación "Thrash Metal Bay Area

En el mismo año de la publicación del disco firmaron contrato con la Roadracer Productions (que luego se convertiría en la Roadrunner Records) en este trabajo la banda presentó un Thrash Metal con el Speed Metal que también estaba en su apogeo en ese tiempo, este álbum perfectamente conservado en el formato vinilo para todos los fans del subgénero como un servidor. La portada hace referencia a la crítica social y política que estás bandas practicaban en sus letras. Es genial que haya gente que aún conserva muy bien este tipo de discos como auténticas joyas de la música. En la opinión de muchos de mi generación que conocimos la música de la banda de ese tiempo es de las más leales a la actitud Thrash Metal para nosotros, debido a la opinión que muchos compartíamos acerca de la política mundial en ese entonces y por que no ahora también cuando se pensaba que con el tiempo iban a mejorar las cosas. Oh sorpresa!!! Han empeorado para mal y el título del disco en lugar de quedar obsoleto por el contrario ha permanecido bastante actual. Como nota adicional la portada fue obra del artista Ed Repka(también hizo la portada del disco Peace Sells but.. who´s buying? y de otros emblemáticos discos más).





























La contraportada nos muestra a la banda en su alineación original con Josh Christian en las guitarras, Tad Leger en la batería, Mike Sanders en las voces y Brian Bonini en la veloz batería, posando con todo orgullo con la Bahía de San Francisco a sus espaldas. Fue producido por Tom Morris un habitual en aquellos tiempos de las bandas quién se encargó de mezclar muy bien todos las pistas para presentarnos un devastador y feroz álbum con todos los cánones de la vieja escuela del Thrash Metal; tremenda obra que los lanzó a la fama mediante la mejor promoción que se hacía en esa época el "de boca en boca" de los fans(no me malinterpreten me refiero a los fans recomendando el disco a otros fans, Ja) y por supuesto a la aparición en magazines locales que los dieron a conocer como grandes representantes del subgénero.


 Interior del vinilo "World Circus" con el booklet de las letras de la banda. 

 Este trabajo da inició con la pieza titulada "Heart Attack" con toda la técnica de una banda bien ensamblada en el estilo Thrash/Speed Metal y el grito melódico de Mike Sanders liderando la veloz pieza de la banda, a partir de este momento ya estas totalmente enganchado con este trabajo gracias a su "feeling" total en cada minuto de duración. 


      Si señor "Heart Attack" un gran inicio para un gran trabajo, un legado del metal de los 80´s.

La segunda pieza muy bien comandada por las guitarras del gran Josh Christian y la voz de Sanders desde el inicio del track que tienes la reacción de volverla a pinchar tan pronto acaba, esta tan bien trabajada en los rifs y coros que es de las más pegajosas de todo el álbum. Ya empiezas a saber que este vinilo ha valido la pena tenerlo en tus manos porque seguramente será de tus favoritos. Piensas que es una exageración aquí te dejo el link de "Social Overload" el segundo track.


De ahí nos pasamos a la pieza homónima del disco que es la número 6 que como bien dice es un himno a la crítica social de su país y el mundo, por algo la portada nos demostraba a un político con cara de payaso(con la pena para los de esa noble profesión) situado delante de un mundo lleno de caos con las plantas nucleares, las guerras en diversas partes del mundo. Muy bien trabajada la letra y los rifs de las guitarras; tremenda demostración de creatividad con el rif emulando a la pieza famosa del circo en la mitad de la pieza gracias al guitarrista que en verdad no se porque no ha sido referente en cuanto a estilo se refiere. Esta pieza debe ser un himno del Thrash Metal de todos los tiempos. Les dejo el link para que lo pinchen.



En verdad que este trabajo no defraudará a nadie que el guste el subgénero del cual hablamos y por lo que representó para la escena de aquellos años, vino a consolidar al "Thrash Metal Bay Area" como una fuente inagotable de talentos para uno de los movimientos musicales que aún perdura hasta nuestros días sin duda alguna, no hay banda actual de Thrash o Speed Metal que no nombré a Toxik como una de sus influencias musicales. El vinilo es de los más peleados y exigidos por los metalheads de diversas partes del mundo debido al respeto y status que la banda se ganó en aquellos años. 





























Vinilo del emblemático álbum "World Circus" de los thrashers Toxik.



Es de comentar que Toxik es de esas bandas con poca discografía pero rebosantes de calidad en ella, ya que después de este disco los abandonó su vocalista Mike Sanders y fue sustituido por Charles Sabin, con quién publicaron su siguiente trabajo en 1989 para posteriormente darle un "stand by" y regresar en el 2007, aunque todavía no han grabado nuevo álbum siempre se disfrutan sus recopilaciones y los Dvds que tienen grabado uno del año 1988 y otro del año 2010. En verdad que esta joya de disco no te la debes perder cuando la veas recomendado en formato análogo para disfrutar todos los detalles de los instrumentos del grupo. Espero haya sido de su agrado esta humilde reseña. Nos leemos la próxima semana.

ANTON

Anthrax - Persistence of time (Megaforce, 1990)


Esta semana me ha dado por escucharme a Anthrax sin parar, he repasado toda la discografía de cabo a rabo, vuelta y vuelta, y me apetecía traer por aquí un vinilo. Este faltaba en la Comunidad (State of Euphoria y Among the living ya han caído). Un álbum duro, vibrante, completo. Una obra maestra no ya del thrash, si no del Metal. Y no exagero. Con cada escucha el álbum gana. No hay temas de relleno, no hay momentos de pausa por parte de la banda. Un disco en el que abandonan sus bermudas y su rollo vacilón y se ponen los vaqueros ajustados y las chupas y nos regalan letras sobre desigualdad social, racismo y la hipocresía del sistema político-social (y estamos en 1990).


La banda la formaban aún Joe Belladona a la voz (su último trabajo), Dan Spitz y Scott Ian a las guitarras (una pasada), Frank Bello al bajo y Charlie Benante a la batería (cada vez mejor) y metiendo algunas guitarras. Grabaron en California a las órdenes de Mark Dodson en los estudios A&M, encargándose de las mezclas la pareja de moda Steve Thompson y Mike Barbiero. Producción de lujo, sonido atemporal.

La portada de Don Brautigam (ilustrador del Master of Puppets de Metallica), soberbia. El paso del tiempo en un reloj de huesos y ese paraje onírico.

Once canciones, incluyendo la instrumental Intro to reality, llenas de matices, cambios de ritmo, buenos estribillos y solos y, sobre todo, esos riffs que Ian sabe parir como nadie. Cualquiera puede ser favorita, y en mi caso me encantan Time, In my world, Belly of the beast y la versión de Got the time. Y Keep it in the family. Y... en fin.


El vinilo que traigo es el original español de 1990, un poco machacado por no haberlo dejado a personas de buen juicio. Pero ya pagaron con partes de su organismo por el destrozo. El encarte trae foto de la banda en un lado y las letras en la otra. Como curiosidad, tiene dos caras A... o al menos eso dice la galleta del vinilo.

En resumen, una obra que no puede faltar en tu discoteca (aunque sea digital). Grandes Anthrax.

Anthrax - Got the time


Anthrax - Keep it in the family


Anthrax - Time


Maremágnum – Maremágnum (1989 – Urantia Records)




Para comenzar esta nueva temporada, tiro de la famosa frase acuñada hace siglos por un paisano: Decíamos ayer…

El trío barcelonés MAREMÁGNUM hubieran sido en la actualidad una buena banda tributo de Queen. Por cierto, no recuerdo que en los ochenta las hubiera. Llegaron a editar solo un larga duración muy influenciado por el sonido y la temática de la banda británica, incluso atreviéndose (¿osando?) a grabar una versión en castellano de "Bohemian Rapsody".

Formada a principios de los ochenta por Manuel Almagro (guitarra), Héctor Meddows (batería) y J. Bulsara (voz, bajo y sintetizador), se metieron por primera vez en un estudio de grabación (los Gema de Barcelona) para hacer un maxi con tres cortes de clara orientación pop: “Baja y hazme el amor”, “El beso de la reina” y “Tipo de sociedad”.




La cosa no les debió ir muy bien ya que cinco años después se suben al carro del hard rock para grabar su primer y último LP de título homónimo, aunque yo toda la vida lo he llamado “M”, haciendo referencia a la ilustración de la portada.

Producido por la propia banda, fue grabado en el estudio Aprilia Sonido de la ciudad condal para Urantia Records, siendo ingenieros de sonido Pablo Esteve & Peter Eichenberg. Para no dejarme a nadie en los créditos, la portada corre a cargo del ilustrador Laguna, la foto de la contraportada al más puro estilismo The Game es de Luís Albert. Para la ocasión el trio se convierte en cuarteto al contar con la colaboración al piano de Ferrán Torres. El sonido del vinilo ni os cuento, bastante flojo por decir algo, pero ya sabéis que aquí las cosas se hacían con la pasta y con los conocimientos y medios técnicos de los que cada uno disponía o podía disponer.

En general, el sonido de la banda está influenciado por el hard rock, incorporando elementos del heavy metal y del pop. El ritmo de los temas está marcado por armonías vocales y coros, quizás abusivos ambos pero destacando la gran voz de Bulsara, solos de guitarra facilones y pegadizos bien ejecutados, con una base rítmica en la que se deja notar las baquetas.

Cara A:
1.      Estado de shock
2.      Nada es real
3.      Party nuclear
4.      La revolución de los cuerpos
5.      Músico de calle

Cara B:
6.      Tiempos duros para el rock
7.      Vivo por tí
8.      Amante oscura
9.      Rapsodia Bohemia
10.  Barcelona olímpica

La cara A se hace amena y divertida  con un rock al más puro estilo de los Queen de finales de los setenta, lógicamente salvando las grandes distancias,  con temas como “Estado de shock”, el más marchoso del álbum, “Nada es real”, crítica con la hipocresía en todo los órdenes incluidos el musical, blandita pero a mi gusto la más lograda, o “La revolución de los cuerpos”, con un buen solo de guitarra.

Tres temas que dan paso a “Party nuclear”, el imprescindible canto antinuclear, en esta caso apocalíptico nuclear, que no falta en ningún trabajo roquero de la época que se precie y que fija su relato en 1999. “Músico de calle” cierra la cara del plástico a ritmo de rock como lo hace “Tiempos duros para el rock” al darle la vuelta al disco.





A continuación vienen los dos cortes más flojos, la infumable e incomprensible “Vivo por ti”, un delirio vocal barroco que no viene a cuento, y el medio tiempo “Amante oscuro”.

Rematan el larga duración una arriesgada versión en castellano de “Bohemian Rapsody”, a mi gusto bien defendida (ojo, de nuevo recalcar que salvando las distancias). Por su complejidad no es el tema de Fredy y compañía que yo elegiría para versionar, ya me contaréis que os parece pero estos chavales se arriesgaron y ahí queda. Y el minuto final es para la instrumental “Barcelona Olímpica” de Mylos Samara, que aunque antes no lo he comentado también abre el disco dando entrada a primer tema.

Curiosa banda y sonido con escasa repercusión entre la parroquia roquera ni de Barcelona ni del resto del orbe, y que por los escasos ejemplares vendidos en su momento hoy es uno de los vinilos más buscados por los coleccionistas del género. Igual de difícil ha sido encontrar material sonoro y visual de este álbum en youtube y similares, pero aquí os traigo de muestra tres temas y la tan cacareada versión.

Peña, buen finde y aprovechad los últimos días del verano que, aunque pocos, aún los son.

Estado de shock


Nada es real


La revolución de los cuerpos


Rapsodia Bohemia





viernes, 12 de septiembre de 2014

Mercyful Fate "Don´t Break The Oath" 1984





Este es el segundo disco de esta agrupación danesa de culto que ya había sorprendido al mundo del heavy metal ochentero con su primer material titulado "Melissa".
Conseguirlo para mi en formato análogo fue toda una sorpresa por que en verdad creí que nunca lo haría y sobretodo en segunda mano bien conservado(lamentablemente así se consiguen de este tipo de discos en mi país), me imagino que el primer dueño habrá tenido alguna urgencia para deshacerse de él. En fin que le agradezco a lo historia que haya ocurrido antes para que lo pudiera conseguir, aunque a decir verdad espero que no haya sido como las tétricas historias que nos canta King Diamond.
Aquí la música habla de cosas bien malévolas, líricas bien encaminadas al ocultismo y a lo relacionado con el "maligno", habitual entre la discografía de King Diamond tanto en esta banda como en su propia agrupación.





























Este vinilo que adquirí es de la edición de la Roadrunner Records que en verdad salió en aquellos años. Porque hasta la fecha aún se encuentran en planes de reeditar este material. Ojalá se reedité para todos y todas aquellas que en verdad aprecian este estilo de Heavy Metal.
La música no te deja indiferente, el disco de 12 pulgadas perfectamente bien conservado con pocas rayaduras pero que aún es audible todas las pistas de los dos lados del disco te deja en verdad satisfecho de haberlo adquirido. En verdad es de los discos de vinilo que más me agradan por su diseño de la portado, cubierta interior y el disco del álbum. 





























Dos lados de buen Heavy Metal ochentero, lo que hace un disfrute este disco es la composición instrumental de la agrupación sumado a la voz de "sirena maligna" de King Diamond, tremendamente aguda a lo largo de todas las piezas. Acompañan al master Diamond, los guitarristas Hank Sherman y Michael Denner, el tándem bajista Timi Hansen y en la batería Kim Ruzz. Que la verdad son de gran nivel por haber realizado este estupendo trabajo. Cabe mencionar que el disco fue producido enteramente por Hendrik Lund, un gran trabajo en la mezcla de las voces e instrumentos de la banda, memorables los solos de guitarra. Como dato adicional este álbum fue el último de la agrupación debido a que se separó temporalmente luego de su publicación hasta su regreso en 1993.










Parte de la cubierta interior del disco de vinilo.

Este disco lo hizo grande las canciones, debido a que varios de ellas se convirtieron en grandes himnos del "Heavy Metal" ochentero y de todos los tiempos.
























El disco inicia con una gran pieza titulada de manera amenazadora "Dangerous Meeting" con toda su potencia guitarrera del duo Sherman - Denner. La voz de Diamond cantando con todo "Tonight the circle is meeting again" vaya todo un himno de ese heavy metal con letra tenebrosa pero con mucho feeling, una cualidad de la composición de esta agrupación.



Pasamos a la pieza tres que es de los himnos totales de la banda con la que se titula "Desecration Of Souls", con esta pieza este disco te conquistará por sus buenos rifs y pegajosos coros en toda la composición, esta canción es habitual en los conciertos de la agrupación y de las más celebradas por todos los fans en sus directos.


El quinto track de este disco es una obra de terror y con mucha lírica bastante polémica ya que si prestas atención a la letra te darás cuenta en que sentido va y hacía quién va dirigida, no contaré más para no herir susceptibilidades y no caer en la polémica(siempre bienvenida). La pieza se llama "The Oath" y en si es una pieza muy buena, con grandes arreglos de las guitarras y los solos de los guitarristas.  


"Gypsy" es una pieza que en verdad disfrutas por el feeling que mantienen las guitarras a lo largo de la canción, es tan buena que ha sido versionada por varias bandas del metal de todos los subgéneros. Nuevamente te sorprende el nivel de composición del grupo porque ya haz llegado al track 6 que es la segunda el lado B del disco y te ha dejado impresionado este trabajo porque ya vas más de la mitad y estas a gusto con lo escuchado hasta ahora.


Finaliza este trabajo "Come To The Sabbath" un himno que seguramente habrás escuchado alguna vez porque ha sido cover varias veces en los distintos subgéneros del Heavy Metal. Una estupenda pieza de lo mejor del estilo y suena tan actual que ha trascendido la barrera del tiempo, habitual entre los conciertos de Mercyful Fate y de King Diamond. 



Para finalizar los comentarios de este gran trabajo, cabe mencionar que se volvió a reeditar en 1997 en formato CD por la Roadrunner Records con una pieza extra titulada "Death Kiss" que en realidad era un demo de esta pieza no publicada en otros discos. Además el portal "Metal Rules" nombró a "Don´t Breath The Oath" como el mejor álbum de metal extremo de la historia.




























Aquí la banda Mercyful Fate en una vieja foto del año 1985. Al centro King Diamond precursor de lo que hoy se conoce como "Corpse Paint" en las bandas de Black Metal.


Saludos a todos y todas, nos leemos la otra semana y muy agradecido por cada comentario a mis publicaciones.

ANTON

Lääz Rockit - Know your enemy (Enigma Records, 1987)


En el cocedero metálico que fue San Francisco la primera mitad de los ochenta muchas bandas quedaron relegadas a un segundo y hasta tercer escalón de popularidad. No voy a elaborar aquí un tratado de las mismas, ni yo mismo soy capaz de ello, pero entre los grupos semidesconocidos de aquella explosión hoy os traigo a Lääz Rockit y su tercer largo titulado Know your enemy.

Los californianos grabaron este su tercer álbum en los estudios Prairie Sun Recorders de California a las órdenes de Roy M. Rowland (Kreator, Testament, Sabbat). Consiguió equilibrar unas canciones veloces, machaconas, con algunos arreglos acertados y, sobre todo, una batería estupenda y dos guitarras que intercambian riffs y solos perfectamente enmarcados en el estilo Bay Area.



La banda la formaban Michael Coons a la voz (responsable de las letras apocalípticas, llenas de destrucción y agresividad), Aaron Jellum y Phil Kettner a las guitarras, Willy Lange al bajo y Victor Agnello a la batería.

Temas directos como Last breath, I'm electric (la mejor voz del disco) o Euroshima (vaya doble bombo, vaya guitarras) junto con otros más extensos y de estructura muy currada, como Most dangerous game o Shot to hell. En conjunto, un álbum muy digno de thrash metal, que no puede faltar en la discoteca de ningún aficionado al género.

La edición que traigo hoy es la española de 1987 editada en españa por Dro. La portada la realizó Jeff Sadowski y las fotografías de la contraportada son de Keit Madigan y Neil Zlozower.

Pasad un fin de semana agitando las cabezas y con los puños al aire. Long live metal!!!!

Lääz Rockit - Euroshima



Lääz Rockit - I'm electric



Lääz Rockit - Most dangerous game



Laaz Rockit – Annihilation principle (1989)


Amigos melómanos, regreso a este espacio vinílico con un álbum de puro thrash metal clásico. Ahora os será fácil porque ya habéis leído el título y habéis visto la fotografía de la portada. Aún así, os pediría que fuéseis sinceros conmigo. Si os digo Bay Area, seguramente os vienen a la memoria nombres míticos como Testament, Metallica, Exodus... incluso quizás Forbidden. Pero ¿alguien acostumbra a recordar a Laaz Rockit? Yo no y supongo que la mayoría de vosotros tampoco. Sin embargo estos tipos de San Francisco editaron con Enigma Records –tras un dignísimo Know your enemy- este fantástico Annihilation principle. Cuarto álbum de la banda, se grabó en los Prairie Sun Recorders –habituales estudios utilizados por los grupos y guitarristas del sello Roadrunner en la época- y contó con Roy M. Rowland en los controles de producción. Mi copia es la edición española distribuida por DRO
La portada de Jeff Sadowski llamaba la atención y el vídeo de Fire in the hole que algunos programas de videoclips –por aquel entonces se podían contar con los dedos de una mano, ya lo hemos comentado en otras ocasiones- nos permitían disfrutar, mucho más. En efecto amigos, ese tema fue el que hizo que me comprase este disco aunque la portada del Know your enemy me atraía mucho más y aún hoy en día es una de mis canciones preferidas del thrash metal


Es precisamente con Fire in the hole con la que comienzan Laaz Rockit de manera inmejorable su Annihilation principle. Mob justice sigue la estela del anterior tema, speed/thrash auténtico. Y si compré este vinilo por la primera canción, fue la genial Chain of fools la que me reafirmó en el convencimiento de que había adquirido un elepé estupendo. El inicio de Shadow company no presagia que en pocos segundos da inicio otro trallazo de gran calidad, segundo tema en longitud del disco y preámbulo a la extraordinaria cover de Holiday in Cambodia de los Dead Kennedys

La cara B se inicia con Bad blood, otro tema speedico ochentero que invita al moshing, algo que –debo confesaros- en mi juventud probé un par de veces, aunque la experiencia me dejó para el arrastre. Una ensalada de disparos sirve de intro para Chasin’ Charlie otro tema sin desperdicio de old school thrash metal. Mirror to madness es más de lo mismo y el final llega con la “balada” The Omen, un tema lento –el más extenso de todo el vinilo con más de seis minutos y medio- que me recuerda mucho a Testament cuando se ponían suaves, un indicadísimo broche de oro para un álbum imprescindible y que –tal como he comentado al principio- uno nunca encuentra en las listas Top de los vinilos de thrash ochenteros. 


Y los culpables meritorios de tal obra de arte no fueron otros que Phil Kettner y Aaron Jellum a las guitarras, Willy Lange al bajo, Victor Agnello a la batería y las voces de Michael Coons, artífices todos ellos de un disco que deberíais escuchar aunque a ningún periodista musical se le ocurra nunca ponerlo en una lista junto a Slayer, Metallica o Anthrax. Por si aún no habéis tenido el placer y queréis seguir mi recomendación, os acompaño la grabación enterita de Annihilation principle. Si acaso, después me comentáis qué os ha parecido. 


¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla